26

May 2017

Sólo se trata de dar oportunidades

Escrito por / en Noticias /

Mario tenía sueños y proyectos como cualquier persona en su Colombia natal, quería ser médico y profundizar sus conocimientos en este campo, estos se vieron interrumpidos cuando un grupo armado ingresó a su localidad exigiendo apoyo a toda la población para su inserción en el territorio. Sabía que si no se sumaba a su causa lo mataban y que si lo hacía estaría al margen de la ley, ante esta situación no lo dudó y decidió huir.

Estuvo huyendo por meses, años y, a raíz de situaciones similares de violencia que atentaron contra su vida, decidió irse lo más lejos posible de su país.

Tras meses de viajes por tierra, sin dinero y gracias a la solidaridad de particulares, de iglesias e instituciones llegó a la Argentina hace poco más de un año.

Lleno de temores el mar detuvo su marcha y decidió quedarse en nuestro país, fue así que hizo su petición de refugio ante la CONARE (Comisión Nacional para los Refugiados), la asistencia humanitaria básica fue lo que le posibilitó a él poder subsistir, con el apoyo de varias organizaciones basadas en la fé pudo sobrellevar los primeros tiempos, los más difíciles.

Con mucho esfuerzo buscó empleo, pensó opciones para generar ingresos y sostenerse entre las dificultades y los problemas para subsistir, la inflación, la incomprensión del contexto y de la cultura local, además del prejuicio, los problemas de integración se fueron incrementando.

Llegó al Centro de Apoyo al Refugiado (CAR) de ADRA Argentina en busca de apoyo para encontrar empleo, estaba un tanto deprimido y angustiado por lo que vivía, stress, frustración y rabia eran lo que describía cómo su estado de ánimo.

Desde el primer momento en que pidió ayuda a la institución tenía claro que requeriría apoyo para trabajar, desde el inicio participó de talleres para la búsqueda de empleo e integración cultural, pero la indiferencia de empleadores y la necesidad de cumplir requisitos imposibles para alguien que pide refugio, fueron haciendo que la esperanza se fuera agotando.

Una PyME de la zona norte del Gran Buenos Aires necesitaba contratar personal, su dueño, conociendo la experiencia de una fundación cerca que había contratado un peticionante de refugio nigeriano, decidió que la vacante en su empresa la ocupe una persona que también este en igual condición o sea refugiada. Luego de contactarse con el CAR se inició un proceso de búsqueda de candidatos para ocupar la posición, siguiendo un mecanismo sencillo de información y sensibilización para el empleador, se le envíaron los CVs con los potenciales candidatos y luego de un breve estudio de competencias, el dueño de la empresa decidió entrevistar a algunos candidatos.

En el CAR se le brindó a información a los preseleccionados sobre derechos laborales, consejos y asesoramiento. Llegado el día de la entrevista se acompañó a las personas para que puedan aprovechar al máximo la oportunidad que se presentaba.

Luego de unos días el veredicto llegó y Mario fue la persona seleccionada para el puesto, al momento de comunicarle la buena nueva por teléfono estaba sorprendido y lloraba de alegría. La búsqueda de oportunidades, a más de un año y medio de su llegada al país, estaba finalizando. Lloraba de alegría y repetía agradecido “Gracias a Dios” una y otra vez.

Luego de finalizados los trámites necesarios para el ingreso tuvo la oportunidad de comenzar con el trabajo, tras algunas semanas allí, y gracias a la ayuda de personas solidarias de su trabajo, pudo mudarse a una vivienda un tanto más digna, comenzó a adquirir la autonomía que la falta de trabajo no le permitía tener.

Hoy Mario recuperó sus sueños, quiere volver a estudiar y algún día ser médico, formar una familia y echar raíces en Argentina, tras un largo camino transitado es posible comprender y aprender que sólo se trata de dar oportunidades.

Por: Jorge Fernandez, Coordinador del Centro de Apoyo al Refugiado (CAR)

Mario esta muy agradecido por la oportunidad de recuperar sus sueños.

Alejandro Torralva, Gerente General de TEC-METAL

 

 

Emergencia
AYUDÁ A CONCORDIA ACÁ
Emergencia